La Corte Interamericana de Derechos Humanos decidió condenar el Estado de Colombia ante las diversas violaciones a los derechos de la periodista Jineth Bedoya, que fue víctima de secuestro, tortura y violencia sexual en el ejercicio de su profesión en el año 2000. Veintiún  años después el tribunal internacional encontró al Estado colombiano como responsable.

El día de los hechos, la periodista trabajaba en El Espectador, se encontraba entrevistando a un jefe paramilitar en la cárcel Modelo que hacía parte de una investigación periodística En el fallo se indica que:

 “El Estado de Colombia es responsable internacionalmente por la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, honra, dignidad y libertad de expresión en perjuicio de la periodista Jineth Bedoya Lima, como resultado de los hechos ocurridos el 25 de mayo de 2000, cuando fue interceptada y secuestrada a las puertas de la Cárcel La Modelo por paramilitares y sometida a un trato vejatorio y extremadamente violento, durante el cual sufrió graves agresiones verbales, físicas y sexuales”.

Los jueces también declararon la responsabilidad internacional del Estado por la violación de los derechos a las garantías judiciales, protección judicial e igualdad ante la ley. “La falta de debida diligencia a la hora de realizar las investigaciones sobre los hechos, el carácter discriminatorio en razón de género de dichas investigaciones y la violación del plazo razonable”.

«Tratándose de una mujer periodista víctima de violencia sexual, las autoridades judiciales tendrían que haber obrado con mayor diligencia en el marco de la recolección de prueba, de las investigaciones, y de los procedimientos judiciales, toda vez que de estas actuaciones judiciales dependía investigar y sancionar a los responsables de unos graves actos de violencia contra la mujer –y violencia sexual en particular– que, además, suponían un claro ataque contra la prensa en general», señala la sentencia.

La CIDH concluyó que “Después del secuestro, agresiones y actos de violencia sexual con Jineth Bedoya, ella siguió recibiendo amenazas y enfrentando hasta el presente un riesgo especial por el ejercicio de su profesión”, y le recomendó a Colombia que se hiciera una exhaustiva investigación “completa e imparcial” y que sea dentro de un plazo razonable para que se puedan esclarecer todas las circunstancias de los crímenes cometidos contra la periodista.

Fuente El Tiempo.

Categories: ÚLTIMAS NOTICIAS