Para Adam Deering , comprar la edificación significó demostrar que tenía razón al creer en lo que él era capaz de hacer.

A través de una publicación en Instagram, el británico de 39 años, Adam Deering, relató su historia de superación, y mencionó la compra que realizó de las instalaciones de un banco que años atrás le negó un crédito por ser demasiado “inexperto», lo cual lo hizo sentir “frustrado».

“Me senté cruzando los dedos, mientras la gerente tomó mi plan de negocios, lo revisó rápidamente y en un tono muy condescendiente dijo que era demasiado joven y sin experiencia comercial. Me sentí humillado, frustrado y triste. No tenía un plan B”, contó el exitoso hombre.

La historia sucedió en 2002, cuando Adam apenas era un joven de 21 años que renunció a su trabajo y organizó un plan de negocios para presentarlo a la entidad bancaria con el objetivo de lograr un préstamo de 10.000 libras esterlinas (casi 50 millones de pesos) para crear su empresa de gestión de deuda. “Antes de ingresar al banco oré porque no tenía dinero para concretar mi sueño”, escribió el empresario.

Sin embargo, con sus ahorros, el británico logró pagar un trimestre de una oficina en la que pasó el tiempo llamando a posibles clientes sentado en el suelo porque ‘no podía permitirse tener un escritorio o un silla en ese momento’.

Así, con perseverancia, Deering logró que su empresa creciera, y lo hizo tanto que en el año 2014 la vendió por casi 25 mil millones de pesos. Ahora, con el edificio donde estaba el banco, el cual compró por 450.000 libras, planea construir varios apartamentos.

Finalmente, para el empresario, la compra de la edificación fue algo significativo. “Comprar el edificio del banco hace que todo vuelva al punto de partida y demuestra que tenía razón al seguir creyendo en mí mismo”, aseguró.

Tags:
Categories: ECONOMÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *