El senador y candidato presidencial fue claro en rechazar lo ocurrido con el alcalde de Medellín, recordando la censura que él mismo sufrió y la censura que sufre la oposición.

Tras la decisión tomada por la Procuraduría General de la Nación de suspender de su cargo al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por un video en sus redes sociales en el que al parecer pretendía declarar de manera indirecta, su apoyo a la candidatura presidencial Gustavo Petro, se ha desatado una lluvia de reacciones entre distintos sectores políticos por quienes apoyan la decisión y quienes la rechazan.

“La democracia tiene reglas y deben cumplirse; mientras no exista ley estatutaria ningún servidor público desde el menor rango y hasta más alto, puede utilizar el cargo para participar en las actividades de los partidos y movimientos políticos, y en las controversias políticas sin perjuicios de los derechos previstos en la constitución y la ley”, sentenció la procuradora Margarita Cabello sobre el actuar de Quintero.

Pese a lo que creía la mayoría de personas, la decisión no fue completamente compartida por quienes no tienen afinidad por Quintero ni por la campaña de Gustavo Petro. Incluso, el candidato presidencial Sergio Fajardo, quien ha tenido algunos “encontronazos” con el alcalde Quintero, rechazó de manera vehemente la decisión de la Procuraduría.

El debate llegó incluso al Congreso de la República, donde el candidato Gustavo Petro, quien sigue ocupando su cargo como senador, decidió intervenir y criticar el actuar de la procuradora Cabello, sentenciando además al actual gobierno y al Centro Democrático por promover decisiones que para él, son característicos de una dictadura.

“A mi me suspendió un procurador fascista (…) En los procesos judiciales vencí. Los regímenes que destituyen funcionarios elegidos con voto popular son dictaduras y tiranías. ¿Qué pasó ayer? ¿por qué después de una sentencia un funcionario del Estado ha destituido a un alcalde? No hay ninguna razón valedera”, señaló Petro.

Categories: Política