La decisión se daría debido a que el mandatario aún debe una multa que le impuso la Superintendencia de Industria y Comercio cuando aún era alcalde de Bogotá.

Como no podía ser de otra forma, la presidencia de Gustavo Petro arrancó con algunos líos en su contra que viene arrastrando desde su época como alcalde mayor de Bogotá, y que lo ha venido acompañando en los últimos años, incluyendo el último periodo como senador de la República y que se podría extender ahora mientras ocupa su cargo como jefe de Estado.

Los conflictos que enfrenta el actual mandatario se dan por una orden desde la Superintendencia de Industria y Comercio, entidad que le embargó la quinta parte de sus ganancias por una multa de 400 millones de pesos que no pagó a tiempo, y que tiene que ver con el cambio de modelo de recolección de basuras cuando fue alcalde de Bogotá entre 2012 al 2015.

Según explica la SIC, la penalización económica que se impuso sobre el político se debe a que Petro violó en ese entonces el régimen de libre competencia e impidió la participación de privados en el cambio de modelo de recolección de desechos en la capital, generando varios problemas para toda la población durante varios días.

Sobre la posibilidad de ser embargado, el diario El Espectador explicó que la mora que tiene el presidente Petro en el proceso relacionado con las basuras en su paso por la alcaldía de Bogotá volvió a salir a flote desde que asumió la presidencia de la República, ya que muchas personas no olvidan que el político aún no ha podido solucionar ese problema.

Queda por saber cómo procederá la SIC, pues actualmente no es claro si alguna entidad como la Comisión de Acusación puede intervenir en el embargo del salario del mandatario, el cual cobra cerca de 34,4 millones de pesos, ya que existe un vacío institucional y jurídico para resolver asuntos como el que hoy tiene a Petro nuevamente como principal afectado.

Categories: Nación